Sapa y arrozales

Mi experiencia en esta región fue muy negativa, demasiadas personas que se acercan a los autobuses de turistas intentando conseguir una venta que les permita comer. Pobreza y desesperación. Hermosos paisajes, pero me impacta demasiado el pensar en las condiciones de vida de los habitantes.

La bahía de Ha Long

Planifiqué todo el viaje a Vietnam pensando en esta maravilla natural. Se extiende a lo largo de una costa de 120 km. Miles de islas kársticas de distintos tamaños y formas, con aguas calmadas y verdosas. Ha sido declarada una de las 7 maravillas naturales del mundo.

Nos embarcamos en un crucero de 3 días en un precioso barco de madera blanco, y pudimos disfrutar de las noches en cubierta con marisco a la brasa, y del tai chi al amanecer. Los barcos similares atracaban por la noche y montones de pequeñas luces se encendían a lo largo de los islotes dando una luz muy romántica. Lo mejor de Vietnam, sin lugar a dudas.

Tumbas Imperiales de Huè

Qué ególatras hemos sido a lo largo de la humanidad. Porqué construir estos increíbles panteones una vez que alguien ha fallecido? Me resulta incomprensible, pero a la vez, este complejo funerario a unos 8km de la antigua capital de Vietnam, me pareció de una enorme belleza en su conjunto.

En concreto, el dibujo es de la Tumba Imperial de Dong Khanh. La tumba imperial más pequeña de todas, con influencias francesas y esculturas de terracota. Esta tumba en realidad era un templo en memoria del padre del emperador, pero se reutilizó a modo de tumba debido a la repentina muerte del emperador. Me incliné a dibujarla porque me podía sentar a la sombra…jajajajajaj


Más información sobre la Tumba Imperial de Dong Khanh.

Para los que no les guste esquiar en Chamonix

Por cierto, que había olvidado hacer una recomendación en el post anterior . Para aquellos que no les guste el ski, no hay nada mejor, y repito, nada mejor, que el SPA by Clarins en el Hotel Mont Blanc (no os perdáis el link, que de verdad este es un lugar de ensueño). Piscina climatizada al aire libre, con vistas a la montaña. Relajante masaje y tratamiento facial en una sala luminosa, decorada en lino blanco y sillas de madera cubiertas de toallas esponjosas en algodón. Zumos naturales, semillas, frutos secos, pequeños sándwiches. Vamos, que pudiendo elegir, para qué pasar frío en la montaña!!!! Yo me quedé en el hotel, y luego me fui a ver el Mer de Glase, una buena excursión. Es uno de los pocos glaciares que quedan en Europa.

Solo una cosita, el Spa, barato, no es….