Un canal de Venecia y un aperitivo con sol

Para los que me conocéis ya sabéis cómo va la cosa, solo dibujo cuando estoy feliz, no hace demasiado calor, ni demasiado frío, estoy en buena compañía, me puedo sentar, picar algo al mismo tiempo, hay algo bonito que ver…como consecuencia, dibujo poco. Este lugar era perfecto, y se cumplieron todas las condiciones.

Osteria al Squero, bravo, buenísimo.

Y el final de mi viaje por Asia

Después de todos estos meses viajando, nos despedimos de Asia en Tailandia, en una isla fabulosa llamada Koh Lipe

Simplemente espectacular, perfecto, divino…

Lo único malo, el papel de mi Molenskine se empezó a humedecer mucho con ese clima tan cálido, y mis dibujos perdieron mucho en calidad. La verdad es que me enfadé mucho porque no es la primera vez que me pasa que este papel pierde la textura depende de la climatología. Aún así, siguen siendo un fetiche para mi, y siempre dibujo en estas libretas de pequeño tamaño.

Tarsier, dibujando animales que se están quietos

En Filipinas disfrutamos de un montón de fauna, en concreto, este bicho que se supone que es el primate más pequeño del mundo. Me pareció monísimo, pero el lugar donde los vimos, es una especie de zoo donde da mucha pena comprobar como tratan a los animales. Aún así, es totalmente imposible obsérvalos de otra manera en su hábitat natural, y dudo mucho que sean capaces de sobrevivir tal y como está el cuidado medio ambiental en el país.

Por cierto, que normalmente dibujo siiiiempre en vivo, y me parece una ofensa dibujar sobre foto, así que no suelo dibujar animales, porque se mueven!!! pero este, era perfecto. El tiburón-ballena…sí fue sobre foto, una licencia artística :-)

De vuelta a casa en Navidad desde Koh Lipe

Y ya me quedan muy pocos sketch que publicar de mi super viaje a Asia. Soy una desordenada espectacular en la publicación de mis dibujos, pero al final, es lo bueno de no ganarse la vida de blogguer, influencer o leches en vinagre de estas, no???

Por cierto, quien pueda, que vaya a este maravilloso hotel, Mali Resort, en la perfecta isla de Koh Lipe. Me asusté un poquitín cuando vi los mensajes de “Vía de evacuación en caso de Tsunami”, pero vamos, que a parte del super susto que me llevé cuando fuimos a hacer una excursión de snorqueling y casi se nos lleva la tormenta a otra isla, todo estupendo.